• July 29, 2021

¿Necesitas un asiento extra para una estancia?

 

Tienes varias opciones:

Puedes usar un puf si el espacio es muy reducido, es un artículo versátil y ligero, lo que permite moverlo con facilidad de un sitio a otro de la estancia, aportando un aire juvenil, por otro lado, en muchos casos son desenfundables, lo que facilita su limpieza, cosa que es importante ya que casi todos van directamente al suelo; los hay que aportan un doble uso, al disponer de espacio de almacenamiento y según su forma pueden llegar a usarse como mesita auxiliar. Los pufs tienen una desventaja muy clara, y es que en su mayoría solo puedes estar sentado durante un corto espacio de tiempo, ya que si quieres usar alguno con forma ergonómica suelen ser muy voluminosos, aparte de que no son aptos para todas las edades.

Una butaca, al contario que un puf, dispone de respaldo por lo que ya la espalda dispone de un apoyo; tiene una altura se ajusta a todo tipo de edades, las butacas suelen ser muy estéticas y decorativas. Actualmente en muchos hogares donde disponían del llamado 3+2 que no es otra cosa, que un sofá de tres plazas y otro de dos plazas, están sustituyendo este último, por una o dos butacas, ya que queda más ligero a la vista, usando los acabados para modernizar los espacios, yo particularmente os puedo sugerir que, si es esto lo que buscáis, uséis algún tono que haga contraste, ya que se obtiene como resultado un ambiente más dinámico y menos monótono, así sea en un colores neutros como butacas en gris o el beige. Aunque si estáis dispuestos a arriesgar con colores más fuertes, también podéis hacerlo ya que son productos que no requieren una gran inversión de dinero.

Un dormitorio infantil, es un sitio idóneo para una butaca mecedora, los nuevos diseños son elegantes y aportan una sensación relajante y cómoda, nuestras preferidas están hechas con tapizados muy agradables al tacto. Una butaca mecedora  en el dormitorio, tendría que ir todo lo cerca que se pueda de la ventana, aprovechando al máximo toda la luz natural, para alimentar a nuestro bebe o simplemente leer; no puedes olvidar que necesitaras un espacio extra detrás de la butaca, para que pueda balancearse, ten en cuenta esa distancia, al momento de medir el espacio; también debes elegir los colores adecuados, recuerda que estos pueden transmitir emociones y en un dormitorio debe primar el descanso.

Por otro lado, si buscas mucho confort ya que pasaras mucho tiempo sentado, lo que necesitas es un sillón relax, estos pueden ser manuales o eléctricos. Os explico las características principales:

Cuando nos referimos a un sillón manual, hay que tener en cuenta que hace falta la fuerza del cuerpo para reclinarlos, hay sillones totalmente manuales que suelen ser los más económicos, ya que no disponen de ningún tipo de accesorio, son cómodos, se reclinan tirando hacia atrás con la fuerza del cuerpo. Y también hay sillones manuales de reclinación por palanca,  que disponen de una palanca en el lateral, que sirve de ayuda a la hora de reclinar el sillón, ya que al tirar de ella se suelta el mecanismo y hace que haya que emplear menos fuerza a la hora de reclinarlos.

En estos sillones hay una variante llamada sistema de pared cero, ideales para espacios reducidos, ya que, para reclinarse en vez de ir hacia atrás, el sillon se deslizan hacia a delante por lo que no hay que dejar espacio libre detrás de ellos, lo puedes ubicar todo lo cerca que quieras de la pared.

Ahora pasamos a los eléctricos, que son sillones en los que no hay que usar la fuerza del cuerpo, ya que disponen de un mando para reclinarlo y con el que tú defines hasta dónde quieres que se recline, es más tienen una función de auto ayuda, llamado levantapersonas  con el que puedes elevar el sillón de tal manera que puede ayudarte a sentarte o levantarte y hacer el mínimo esfuerzo. Casi todos los sillones tienen un motor para la reclinación y esta opción de auto ayuda, una cosa muy conveniente porque a menor número de componentes, menor es el mantenimiento; aunque también disponemos de modelos de sillones que tienen dos motores,  que, si bien en un futuro requieren de un mayor cuidado, te permiten utilizar el respaldo y el reposapies por separado, ya que funcionan de manera independiente.

Siguiendo con los sillones, si es esto lo que necesitas y ya has definido si lo quieres eléctrico o manual, ahora tienes que plantearte, si aparte quieres que ese sillón tenga masaje, calor lumbar o ambas cosas. Masaje y calor lumbar,  que funcionen a la vez o de manera independiente, dichas funciones no tienen que ver con del tipo de reclinación del que disponga el sillón, es más en el caso de los sillones eléctricos estas funciones van en otro mando, aparte del que reclina el sillón. Si quieres prescindir de algunos cables hay modelos de sillones con la reclinación por botón,  (un botón dispuesto en un lateral del sillón que hace la función del mando) muchas veces acompañado por un puerto USB donde poder cargar casi cualquier dispositivo electrónico.

Hoy en día un sillón relax, ya no es ese mueble excesivamente voluminoso que ocupaba media estancia, ahora los diseños son más compactos, más estrechos, cosa que no les resta comodidad, dado a que los materiales han ido evolucionando, alargando su vida útil, los acabados son mullidos y muy confortables, aparte de más resistentes; convirtiendo a estos sillones en el sitio perfecto donde echar una siesta después de comer, donde leer un libro, ver la TV o simplemente pasar el rato, ya que puedes durar horas sentado en él.

Si hablamos de materiales, los sillones relax pueden ser en telas transpirables, antiarrugas e hipo alergénicas, un ejemplo sería el modelo de sillón llamado Emma  del que dispones en nuestra web; hay texturas como el terciopelo que aportan un tacto suave y es elegante. De polipiel los hay en polipiel normal o anticuarteo (los llamados FULL PU) cuyos componentes son más elástico, lo que la hace más duradera. Ambas polipieles son de muy fácil limpieza y requieren poco mantenimiento.

Los sillones al ser bultos muy voluminosos, viene desmontados en dos piezas, asiento y respaldo, en una o dos cajas dependiendo de su tamaño y requieren de un montaje muy sencillo, que consiste en encajar una pieza en la otra, no es necesario ser ningún manitas experto, ya van acompañados de un manual de instrucciones que incluye la forma de montarlo.

Ahora que ya dispones de los conocimientos necesarios, puedes pensar con objetividad qué necesitas.

¿Para qué quieres ese asiento extra? ¿En qué estancia lo pondrás? Y ¿Qué uso le darás?